Murió el ex gobernador de Córdoba, Eduardo Angeloz

El ex gobernador, Eduardo César Angeloz, falleció este miércoles a los 85 años tras ser internado por una dolencia que venía sufriendo desde hacía algún tiempo.

Un símbolo del radicalismo cordobés en la década del 80, asumió como gobernador en 1983, cuando ganó las elecciones de la restitución democrática en la provincia por amplio margen.

Fue acompañado en sus gestiones como vicegobernadores por Edgardo Roger Miguel Grosso, Mario Raúl Negri y Luis Molinari Romero, respectivamente.

Su figura política y aceptación popular hizo que repitiera su mandato en 1987 y en 1989 fue el candidato de la UCR a la Presidencia para reemplazar al entonces presidente Raúl Ricardo Alfonsín, aunque cayó en esos comicios ante el postulante del justicialismo, Carlos Saúl Menem.

En 1991, tras un vericueto jurídico que le permitió ser nuevamente candidato por tercera vez, cuando existía una imposibilidad legal para ser gobernador más allá de dos mandatos, volvió a ganar las elecciones y asumió un nuevo mandato que no terminó bien. Los fuertes cruces que tuvo con el entonces ministro de Economía de la nación, Domingo Felipe Cavallo, hicieron que su gestión cayera en un endeudamiento importante que trató de ser suplido mediante el pedido de un crédito en Estados Unidos que nunca llegó y causó la salida anticipada de Angeloz.

Recibido de abogado en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), Angeloz hizo política desde muy joven y ocupó los principales sitiales partidarios en la provincia.

Durante la dictadura militar tuvo una asidua relación con el cardenal Francisco Primatesta, arzobispo de Córdoba, ante quien hizo gestiones para poder liberar a algunos de sus correligionarios y, en el mismo tren, resultó cuestionado por organismos de derechos humanos por no haber interpuesto actividad para salvar de las garras militares a muchos militantes políticos.

Angeloz alcanzó envergadura política en con el retorno de la democracia, siendo el líder de Línea Córdoba, que lo catapultó a ser postulante presidencial, adonde llegó bajo el lema de pretender aplicar "el lápiz rojo", para producir el ajuste que "necesitaba el país" en aquellas horas.

Acuñó una forma muy severa pero institucional de llevar adelante la gestión, reconociendo sus ideales y administrando bajo conceptos políticos.

Fue denunciado por el delito de enriquecimiento ilícito y el caso tuvo una prolífica difusión pública con una voluminosa prueba presentada or el fiscal Carlos Ferrer, pero finalmente el tribunal lo declaró inocente cuando se conoció el fallo en setiembre de 1999. No obstante, hubo una fuerte condena social que obligó a Angeloz a no ejercer cargos públicos en el resto de su vida y tres meses después el peronismo encabezado por José Manuel de la Sota destronaba de la gobernación a Ramón Bautista Mestre y por primera vez el radicalismo perdía el poder en la provincia, que hasta ahora no ha podido recuperar.

En el final de sus días seguía siendo hombre de consulta permanente en su partido y fue distinguido por la Universidad Nacional cuando Francisco Tamarit ocupó el rectorado.

Estaba casado con María Marta Martín y tenía tres hijos, Carlos, Eduardo y María Marta.

 

Últimos momentos. Eduardo Angeloz estuvo internado desde la semana pasada en el Instituto Modelo de Cardiología, donde fue intervenido por una fractura de cadera y tenía un cáncer que no se trató en Córdoba sino en Buenos Aires, según lo que indicaron los profesionales que lo trataron.

El tipo de enfermedad que tenía lo iba minando sin determinar un desenlace rápido, pero en algún momento lo iba a llevar al desenlace, según lo facultativos.

Estuvo lúcido hasta su última hora, declaró el médico José Pablo Sala.

Foto: La Voz

Compartir

Últimas Noticias