Continúa la búsqueda de las cajas negras y la cola del avión de AirAsia

 

Los equipos de rescate continúan la búsqueda y tratan de encontrar la cola del avión, después de algo más de una semana de que la nave se estrelló en el mar de Java con 162 personas a bordo.

Por el momento, fueron recuperados 34 cadáveres, de los que 9 ya están identificados, informaron las autoridades locales, citadas por EFE.

El mal tiempo y las fuertes corrientes en el noroeste del mar de Java dificultan las tareas para acceder, a unos 30 metros de profundidad, a los cinco grandes objetos localizados con radares, que formarían el cuerpo del avión.

Se cree que parte de los viajeros del Airbus pueden encontrarse atrapados en los asientos en esos posibles restos, que miden entre 7 y 10 metros de largo.

Los buzos y los submarinos no tripulados aún esperan para proceder a confirmar que los restos pertenecen al avión.

Un total de 27 barcos y 20 aeronaves de diversos países participan en las operaciones de búsqueda y rescate de víctimas y de las cajas negras del avión de AirAsia, indicó la Agencia Nacional de Búsqueda y Rescate (Basarnas) de Indonesia.

Por su parte, en un informe, la Agencia Indonesia de Meteorología, Climatología y Geofísica (BMKG, por sus siglas en bahasa, idioma oficial de Indonesia),  señaló el sábado que la causa más probable del accidente fue un daño en el motor causado por formación de hielo al atravesar una nube, aunque las autoridades aún buscan las cajas negras para acceder a los registros y saber qué sucedió.

El vuelo QZ8501 despegó de la ciudad de Surabaya, en la isla de Java, el 28 de diciembre y tenía previsto aterrizar unas dos horas después en Singapur, pero se estrelló en el mar de Java cuarenta minutos después de partir.

Transportaba 155 indonesios, tres surcoreanos, un británico, un francés, un malasio y un singapurense, entre 155 pasajeros y una tripulación de 7 personas.

El piloto llamó a la torre de control en Indonesia cuando sobrevolaba el mar de Java por el sur de Borneo y solicitó permiso para virar a la izquierda y subir desde los 32.000 pies de altitud (9,76 kilómetros) hasta los 38.000 (11,59 kilómetros) para eludir una tormenta.

La torre de control aprobó el viraje en el momento, pero cuando unos minutos después llamó al piloto para aprobar un ascenso, solo hasta los 34.000 pies, no pudo establecer contacto.

Compartir

Últimas Noticias