Ariel Moyano, un candidato a pedal

Publicado el Miércoles, 13 Febrero 2019 14:01

Es uno de los políticos más jóvenes del Valle de Punilla. Involucrado con la actividad desde hace varios años, Ariel Moyano, “El Pocho” llega a la entrevista en bicicleta, un rasgo que lo distingue entre quienes lo conocen. En los comicios del próximo 14 de abril, será candidato a intendente de San Antonio de Arredondo encabezando un movimiento vecinalista.

¿Aprovechaste la tarde para salir a hacer ejercicio?

No, cuando las distancias son cortas uso la bicicleta. Ahora, si son más largas uso colectivo.

¿Auto?

No tengo, hace mucho tuve un Ford Escort, pero lo vendí porque decidí llevar otro tipo de vida. Ya estoy sumamente acostumbrado. Aparte, moverme en bici me permite frenar hablar y conocer gente. Para mi dialogar con los vecinos fue muy importante para proyectar propuestas reales en esta etapa que estamos encarando.

¿En algún momento hablás de otra cosa que no sea política?

Sí, claramente. Pero muy pocas cosas no son políticas. Para mi la política es servicio; y el servicio no solo es la colaboración al prójimo, es desentramar la complejidad social en hechos. Igual, en la otra pregunta te hable de propuestas y no de política pura. Justamente mi lectura de la nueva política va de la mano de propuestas concretas más que de balbuceos y mezquindades partidarias.

Es posible que la mayoría de sus adversarias sean mujeres. ¿Qué rol cumplen las mujeres en su vida?

No es una pregunta que merezca planteo. Las mujeres no cumplen, las mujeres son. Son el motor de nuestra humanidad. No puedo separar para pensar solo en lo femenino-masculino. Pero la mujer no es igual al hombre, y las mujeres no son iguales entre sí. Así debería ser, que sean todos. Comprendo y comparto la necesidad de nuevos derechos, pero tengo una luz de alerta para pensar en términos de igualdad. Apoyo y defiendo la igualdad de derechos, la igualdad de posibilidades, y la superación de nuestra sociedad patriarcal, pero tal vez igualar en todos los aspectos a la mujer con el hombre puede llevarnos al primer punto. Imaginate que aún hay ataques políticos con por ejemplo la sexualidad del adversario, tema que a mi consideración está superado desde la naturalización de que cada uno es libre de amar a quien quiera.

Año de campaña ¿Cómo te preparas?

No necesito prepararme a nivel personal, el gran logro de estos últimos tres años de trabajo político fue conformar un grupo de trabajo compuesto por profesionales activos las áreas necesarias. Hoy, me ubica en la tranquilidad como candidato. Puedo gestionar y coordinar ese grupo. La nueva política no contempla más “el patrón de estancia”, hoy si no tenés un equipo y ese equipo no responde, no te podés esconder atrás de un escritorio, tampoco denunciar desde el anonimato, y mucho menos ocultarte en plena era de visibilización y exposición virtual. Es la primera vez en San Antonio, que para discutir, no se va a poder hacer de manera personal, sino que, contra un equipo y mínimo van a tener que leer la plataforma de propuestas integradas que hacemos para estar a la altura de la discusión.

¿Por qué un partido vecinalista?

¿Por qué no? Los sellos forman parte de un entendimiento de la política que ya pasó. No digo que no sean importantes, digo que a veces sostienen personas en el tiempo, o ideas que ya no son parte de la estructura social. Por ahí para un partido tradicional es natural mantener un candidato que intento varias elecciones y no ganó, pero habla de una egoísmo profundo no saber dar el lugar a nuevas caras, no solo por nueva sino por lectura sin egoísmo. También habla de armados, personalismos, chicanas, que no llenan los baches, ni planifican el territorio, ni cambian los alumbrados, ni bajan los impuestos. Entonces cuando ese problema de egos no está, se puede escuchar, y cuando se puede escuchar se puede proponer. Lo bueno de escuchar es que después podemos escuchar a los que confían en esa postura antigua y aún viviendo del estado si se suman a la agenda de propuestas incluir en lo que sea necesario para mejorar la ciudad.

Las campañas pueden ser muy dolorosas en cuanto a ataques o a ciberbulling ¿Te preocupa el “qué diran”?

No, me puede llegar a afectar si eso que alguien dice afecta a alguien que quiero, mi familia, mi equipo. Lo bueno es que mi termómetro no depende de una encuesta. Más allá de lo que alguien ponga o denuncie en las redes, yo agarro la bicicleta y salgo a dar una vuelta. Y la mayoría de los ataques quedan en esa virtualidad, es como pasa en Villa Carlos Paz. Todavía hay obras de teatro que consideran que el escándalo vende entradas, bueno en la política es igual. Creen que atacarnos de manera personal suma votos. La gente está cansada de peleas. Yo quiero seguir caminando y andando en bici y que me saluden. Y en lo que me respecta escuchar mucho a los más grandes dentro del equipo, dentro del grupo los mayores son escuchados con atención por tener vida y territorio recorrido, y cuando eso sucede se da la voluntad de aprender del más joven por parte de ellos. Pero insisto, cuando me siento mal recaigo en ellos para hablar.

¿Vas a ganar?

No se gana o se pierde. Se mejora o no. Y estamos convencidos que lo vamos a hacer.

¿Qué es lo que más te sorprendió de la campaña?

Gracias a las estadísticas, tenemos datos que nos ubican muy por encima dentro de la región, San Antonio de Arredondo no tiene gente en situación de calle. Estos datos son importantes para delinear políticas públicas. Si hay, gente complicada a nivel económico. Pero esta lectura nos permite no confundir riqueza con felicidad, transformándolo en utilidades. Hay que brindar infraestructura para quienes elijan vivir en la ciudad, dónde estar, tener tiempo para los hijos, para las amistades, para las relaciones personales. Imaginar la re-funcionalización de una plaza, soportarlo con una política preventiva de salud, esforzarnos para que paguemos todos menos impuestos, para que tengan más para vivir, la política es una rueda que se retroalimenta.

¿Hay algo intuitivo más qué estadístico?

Si, como cuando un cirujano va a cortar y lo hace de manera distinta asumiendo los riesgos. Pero acá hay algo más importante, que se busca si es real en el trabajo de diagnóstico en el que trabajamos por más de 3 años. Los ciudadanos de San Antonio duermen más y mejor. Me di cuenta bicicleteando de noche, si uno lo hace en Villa Carlos Paz, las luces de las casas se apagan después de las 2.00 am, acá a la medianoche ya comienza a apagarse. Si uno compara con los reportes de diagnóstico de salud, la ansiedad y el stress no es relevante dentro de la problemática de salud. Esto parece pavada pero no es pavada, estamos en el siglo de las enfermedades de la cabeza, de la ansiedad, de los que no pueden dormir, y estamos en situación de privilegio, tenemos que preservarlo. Y desde ahí bajar y entender la efervescencia de las denuncias por ruidos molestos. ¿Me expreso bien?