Avilés: “Si me llama el gobernador, me tiene sentado trabajando por Carlos Paz”

A dos años de su triunfo electoral, Esteban Avilés prioriza la alianza de Carlos Paz Unido, el partido que lo llevó al gobierno municipal y asegura que se mantiene firme más allá de que algunos dirigentes empiecen a trazar sus propias metas políticas. Habla de la candidatura de Walter Gispert, su nula relación con la Provincia, el vínculo con la Nación, la necesidad de financiamiento externo para concretar las obras del Centenario y el futuro de los servicios públicos. Una charla a solas con Crónicas del Día.

 

 Es un año eleccionario, ¿Carlos Paz Unido va a estar involucrado en la Defensoría del Pueblo?

Como siempre lo plantee, lo primero que me movilizó como intendente son las acciones de gobierno. Y fíjense que no he actuado en lo partidario, ni siquiera lo hemos hecho como sector político. Todos los sectores estamos involucrados la gestión. Así  y todo tenemos amplias libertades y todos los dirigentes tienen vía libre para hacer sus estrategias pertinentes.

Si bien es cierto que no estamos inhibidos por la Carta Orgánica y su reglamentación, es un tema que no lo hemos hablado en lo interno pero en el corto plazo habrá una definición.

 

Los que critican la presencia de un candidato oficial lo hacen afirmando que ningún Defensor del Pueblo va a controlar a su jefe político…

La naturaleza de la Defensoría, planteada como se la conoce, siempre se inhibe al oficialismo y es la primera minoría ostenta el cargo por un acuerdo político. El tema es que en esos acuerdos se sabe muy bien cuál es la naturaleza de la función del Defensor del Pueblo y la importancia para aquel vecino que vea vulnerados sus derechos.

El Defensor del Pueblo debe ser aquella persona que se interponga ante sus problemas desde la gratuidad. Lo que pasa en Carlos Paz es que lo que hoy elevan el tono de voz por este tema, son los mismos que en su momento impidieron que se realice la elección, ya sea por acción u omisión. Entonces la ciudadanía ha visto en estos sectores a personas con una vocación netamente de oposición y no que representan el espíritu de la figura del Defensor del Pueblo.

 

Como sucede con los comicios nacionales y provinciales, la previa de las elecciones para el Defensor del Pueblo deja ver muchos nombres ajenos a la política. ¿Está de acuerdo con su incursión?

No analizo se provienen de una actividad política, sin son de prensa u otro rubro. Lo que si se, es que el carácter de esta figura es el de un cargo administrativo.

 

¿No político?

No. Y por eso hay tanto revuelo. Los sectores que impidieron que antes se haga la elección, son los que más están presionando por el cargo e intentando distorsionar la lectura hacia afuera.  Quieren la figura para hacer los planteos que no pudieron hacer cuando se dieron las elecciones para intendente u otro tipo de cargo.

 

¿Cómo tomó la candidatura a diputado de Walter Gispert? ¿Fue consensuada?

Siempre tuvimos un diálogo del manejo administrativo y de las situaciones personales. Porque más allá del espacio que hemos conformado, nos tenemos mucho aprecio y hablamos de las situaciones que nos involucran a cada uno. Walter está llevando un posicionamiento dentro de su espacio, como lo hacen otros dirigentes. Todos tienen su posibilidad de trabajar y crecer a nivel departamental y provincial.

 

¿Y si resulta electo? Debería abandonar el cargo…

Sería una imprudencia hablar sobre un hipotético resultado electoral. De todas maneras, no va haber sorpresas que no hayamos planificado en lo interno.

¿De qué depende la concreción de las obras públicas que se fueron anunciando en estos dos años?

Hay obras de gestión municipal y otras de financiamiento provincial y nacional. Hay obras que sabemos que ni siquiera un Carlos Paz ordenado económicamente podría hacer frente por la inversión millonaria que demandan.

Por un lado está el tema de los puentes centrales, una obra que supera los 30 millones de pesos, que si bien podríamos hacerla en etapas, sería muy extensa. En 45 días van a estar terminados los proyectos para presentarlos ante la Nación o Provincia para llevarlos adelante.

De todas maneras, el vecino es consumista de obra pública visible porque así lo acostumbraron durante 40 años. Pero es al revés. Las obras importantes son las que no se ven, como el gas, el agua o las cloacas. Lo vemos cuando uno hace un análisis económico de cuanto sale vivir en Carlos Paz. Ahí nos damos cuenta de que nos estuvieron engañando con obras que fueron importantes, pero que no eran las imprescindibles para la ciudad.

Nosotros hemos hecho una estrategia clara en los servicios con obras públicas definidas y con dinero que sale de tasas creadas específicamente, como sucede con el gas y va a pasar con las cloacas. Tenemos un dinero importante planificado para ejecución de obras que va a superar las inversiones del municipio en cloacas de los últimos cinco años.  Lo mismo va a pasar con el agua y ya hemos acompañado un plan director de la Cooperativa San Roque en este sentido. Yo creo que la ciudad está golpeada con la falta de servicios y creo que el poder político ha sido muy electoralista y los recursos que vienen de la Nación y la Provincia fueron apuntados a obras que venden mucho más que  aquellas importantes, pero que no se ven. 

 

¿Su relación política con el Gobierno de la Provincia no tiene retorno?

A mí me llama mañana el gobernador y me tiene sentado trabajando en forma conjunta por Carlos Paz. Yo creo que esto pasa por una cuestión provincial y no sé por qué el gobernador quiere estar peleado con el vecino de la ciudad. No nos merecemos el trato que estamos teniendo desde su gobernación.

Desde que asumimos tuvimos 20 notificaciones formales para que nos reciba, incluso antes de tomar decisiones que pudieran estar en un ánimo de diferencia con la Provincia, y nunca fuimos recibidos, ni siquiera protocolarmente. No sé cuál es el problema que tiene con Carlos Paz.

 

Fotos: Sebastián Passalacqua

Compartir

Últimas Noticias