Ulises Badío, el fisioterapeuta de Carlos paz que asiste a Novak Djokovic

Novak Djokovic, el tenista serbio ganador de 12 torneos de Grand Slam, volverá al circuito recién en 2018, cuando la temporada ATP empiece a dar sus primeros pasos con los torneos previos al Abierto de Australia.

Hasta entonces, divide sus tiempos entre la familia y la recuperación de una lesión crónica en el codo derecho que lo obligó a alejarse de las canchas después de su última participación en Wimbledon, este año.

En este impase, Nole confirmó que el ex número uno del mundo, André Agassi, continuará como su entrenador y además, sumó a su equipo a Ulises Badío, un fisioterapeuta que ya demostró su capacidad con otros campeones, como Roger Federer y Rafael Nadal.

Ulises es santafecino pero vivió en Carlos Paz desde los ocho años hasta que emigró a Estados Unidos a los 22para ganarse un lugar de privilegio en el mundo del tenis.

Badio es hijo de Isabel y Enrique, de origen italiano, obrero de la construcción y tiene una hermana mayor (Lorena). Vivió en Villa Carlos Paz, cerca del balneario Playas de Oro. El río, los asados y el fernet, el cuarteto y el chamamé eran parte de su escenografía estival.

En la Universidad Nacional de Córdoba hizo la licenciatura en kinesiología y fisioterapia en la y se especializó en medicina tradicional china y acupuntura.

"Cuando era chiquito le decía a mi madre que un día me iría para conocer el mundo entero. y ella me respondía «Ulises, vos siempre soñando...». Mi padre, que volvía del trabajo con muchos dolores de columna, me decía «hijo, te doy dos opciones para el futuro: o estudiás o estudiás». Y así fue", contó Badio a La Nación desde Montecarlo, a donde acaba de llegar luego de estar con Djokovic en Belgrado.

Siendo un veinteañero juntó dinero como pudo (llegó a vender su bicicleta) y viajó a Nuevo México donde se especializó en un centro quiropráctico. Luego de un año en Estados Unidos, su destino fue Valencia; se desempeñó como mozo en un bar durante algunos meses hasta que le homologaron su título en España y pudo trabajar de lo suyo en clínicas deportivas. Después de seis años su vida profesional cambió definitivamente en Italia: conoció a Giovanni Di Giacomo, un prestigioso especialista en lesiones de hombro y director del servicio médico del Abierto de Roma. Badio se perfeccionó en trastornos de hombro, codo y mano. Asistió a jugadoras de la WTA, hasta que en 2013 se incorporó al torneo que se desarrolla en el Foro Itálico.

 

El salto. La coronación de la carrera de Badío llegó hace poco, cuando atendió a Djokovic en el marco del torneo romano. El balcánico vio al argentino trabajar y le preguntó si podía tratarlo. Lograron buena conexión y Djokovic quiso que lo ayudara en todo el certamen (el serbio perdió la final contra Alexander Zverev).

El vínculo se hizo aún más formal y Badio renunció a toda función relacionada con el ATP Tour e interrumpió sus tareas en las clínicas de Treviso. Hoy, el fisio es el hombre que está con Djokovic desde que el serbio se levanta hasta que se acuesta.

Compartir

Últimas Noticias