Solos en la madrugada

Dante los puteó con las fuerzas que le quedan a un anciano de 86 años. No se intimidó y quiso repelerlos en un mano a mano antes de intentar agarrar el revolver con el que dormía todas las noches. Pero los tres asaltantes que irrumpieron a su casa de barrio Santa Rita en la madrugada del 8 de junio se anticiparon a cualquier reacción.

Tenían todo planeado, como cuando torturaron a los dueños del hotel Mon Petit el 15 de mayo, y luego a otra pareja de abuelos en Villa Domínguez, seis días después. Lo amordazaron, lo ataron hasta romperle las muñecas, lo patearon mientras estaba inmóvil y tendido en el piso junto a su mujer, les quitaron todo el dinero que había en la casa y se escaparon en medio de la noche parca de una zona residencial.

Desde aquella vez Dante ya no comparte la cama de dos plazas. Ahora descansa en el sillón del living, con un arma en la mano, esperando que la madrugada le ponga en la mira a los tres sujetos encapuchados.

Nadie vio nada. Ninguno de los vecinos oyó sus gritos. En el barrio siguen sin entender como, a esta altura de sus vidas,  una pareja de ancianos puede recibir semejante golpiza.

“No se entiende. Realmente nadie comprende cómo pudieron actuar con tanta crueldad. No necesitaban hacerles eso para robarles. Son dos personas mayores a las que les será muy difícil recuperarse de esta situación”, cuenta Mari, una vecina, la primera en auxiliarlos cuando la hija de la pareja logró desatarse para pedir ayuda.

 

Investigación. Las declaraciones del jefe de Policía de Córdoba, Ramón Frías, se hicieron eco en las paredes del primer piso de la Departamental Punilla. Después del asalto en Santa Rita, Frías no descartó una visita a Carlos Paz, preocupado por la impunidad con la que se desenvuelve la banda que tortura y asalta abuelos.

El titular de la Policía provincial tuvo un paso previo por Punilla y sabe de la relevancia mediática que alcanzan los delitos en cualquier destino turístico. “El promedio de delitos en Carlos Paz está por debajo de lo normal para una ciudad de estas características”, se defiende, con el orgullo herido, Gustavo Godoy, jefe de la Policía de Punilla.

Pero esta apreciación no cierra en la mesa de Córdoba, donde quieren anticiparse a otro violento episodio e iniciaron una pesquisa por su cuenta, haciendo llamados y averiguaciones.

“Estamos trabajando, sabemos que siempre cometen errores”, sostiene Godoy. Para la Fiscalía, son delincuentes de Carlos Paz, teniendo en cuenta las tareas de inteligencia previa y el conocimiento del terreno, lo que les permite huir sin dejar rastros.

Además, se espera por las declaraciones de Dante, quien, según Mari, en medio del forcejeo logró quitarle el pasamontaña a uno de los asaltantes y habría logrado identificar su rostro.

 

Coincidencias. Aunque no se descarta que sean bandas diferentes, las coincidencias entre los últimos tres asaltos a jubilados refuerzan la hipótesis de un mismo grupo de delincuentes.

- Tres cordobeses. En todos los casos, el asalto estuvo en manos de tres hombres encapuchados y con marcada tonada cordobesa, según coincidieron las víctimas. Aun así, se analiza la participación de al menos otra persona, que actuaría afuera del domicilio, para alertar sobre cualquier amenazada que altere los planes.

- Armados de madrugada. Los delincuentes actuaron en plena madrugada, forzando cerraduras y armados con revólveres de corto calibre.

- Ancianos e indefensos.  Los dueños del hotel Mon Petit, la pareja de Villa Domínguez y los abuelos de Santa Rita, superan los 75 años de edad.  Objetivos vulnerables y con dinero en efectivo dentro de la vivienda.

- Sin contemplaciones. En todos los casos,las víctimas fueron salvajemente agredidas, asfixiadas con bolsas de nylon y atadas de pies y manos.

 

Más casos. A los dueños del hotel Mon Petit los sorprendieron en mayo, en su vivienda, sobre avenida Libertad. Con ellos se inauguró la secuencia de asaltos a jubilados.  Además de golpearlos y torturarlo mediante la técnica del submarino seco (una bolsa de nylon en la cabeza hasta alcanzar un principio de asfixia) les llevaron unos 200 mil pesos entre dinero efectivo y joyas. 

Seis días después, un reconocido matrimonio de Villa Domínguez fue brutalmente agredido antes de sufrir el robo de 7 mil pesos.  

 

Foto: Jorge Elena

Compartir

Últimas Noticias