A un año del crimen de Franco Amaya, su familia exige justicia

Este jueves se cumple un año del crimen del joven Franco Amaya (18), asesinado de un disparo al no detenerse en un control policial en Villa Carlos Paz, y sus familiares y allegados organizaron una marcha en el lugar para exigir justicia y castigo a los dos oficiales imputados.

El 22 de febrero de 2017, Franco se conducía en una motocicleta junto a un amigo cuando no se detuvo en el control policial de Alem y Los Gigantes a pesar de la señal de uno de los policías (no habría frenado a tiempo por fallas en la moto). Ante esta situación, Rodrigo Bustos (25) no dudó y desenfundó su arma para aplicarle un certero disparo a la altura del torax que dejó a Franco agonizando sobre la carpeta asfáltica.

Aunque su primo intentó trasladarlo al Hospital, los testigos indicaron que José Ezequiel Villagra (22), el otro efectivo apostado en el control, lo habría impedido y finalmente Franco falleció.

Las pericias determinaron que Bustos tenía un elevado índice de alcohol en sangre y fue acusado del delito de «homicidio agravado por la calidad de autor» y «uso de arma de fuego en concurso ideal», mientras que su compañero, fue imputado por el cargo de «omisión de los deberes de funcionario público».

Este jueves, los familiares de la víctima acompañados por organizaciones que luchan contra el “gatillo fácil”, realizarán una intervención artística en el puente Los Gigantes y exigirán justicia mientras se aguarda el comienzo del juicio contra los dos imputados.

Compartir

Últimas Noticias