Mucho ruido pero poca agua durante la tormenta de la madrugada

 

Los que se despertaron en plena madrugada para cerrar ventanas por el aguacero que azotó Carlos Paz, no deberán esperar mayores crecidas en los ríos serranos, ya que según los datos de Defensa Civil, la tormenta fue apenas eso: un aguacero aislado sin demasiada repercusión en las cuencas serranas.

Las lluvias caídas no fueron significativas en ninguna de las tres cuencas del río San Antonio, que promediaron unos 17 milímetros de precipitaciones ni tampoco en el Cosquín, el mayor afluente con el que cuenta el lago San Roque, donde el agua caída alcanzó los 4,7 milímetros.

Compartir

Últimas Noticias