Tres estrellas y una trompa de elefante

Fluyendo por la ruta que integra Cabalango con Icho Cruz, la nítida imagen de un Valle de Punilla cocido por sus eslabones citadinos se pierde en la inmensidad de solitarios relieves: ondulaciones rocosas que flirtean con la arquitectura rural de la Estancia Tres Estrellas. Ideal para disfrutar en familia en los próximos meses.

Diamante de exclusividad que la familia Borghi resguarda en el llamado Camino de los Minerales. Su intención, en especial de Pamela, quien tiene a su cargo la actividad bucólica, es reencausar los lazos entre el hombre, la naturaleza y los animales; y es precisamente por esa razón que dos veces a la semana abre el corazón de su propiedad a vecinos y turistas.

Solo los sábados y los domingos, un grupo reducido, obtiene el privilegio de pasar el día entre vacas, cabras, llamas, caballos, aves, burros, mates y delicias campestres. Completamente a cargo de los estancieros, las actividades discurren entre la alquería y el descanso con “amargos”, pastelitos caseros y menú autóctono por el mismo precio: amor por la flora y la fauna en estado semi salvaje.

Empujada por su orientación vocacional (ingeniera agrónoma), la única mujer de las “tres estrellas” Borghi, le dedica cuerpo y alma a su faena, habiendo forjado un lazo con la especie animal, a base de técnicas de crianza sin dolor alguno, que una vez allí se agradece por compartirla: experiencia gratificante sí las hay, la de una convivencia ininterrumpida con gallos altaneros, patos que “rapean” al cuacuar y gansos siempre prontos al maíz.

Y por si resultara poco emocionante alimentar con las manos a un chivito, entrar en contacto con atrevidos burros que, aprovechando su desfachatez, toman para sí los ricos producidos del día… besar una llama o subir a monte de “Manchi” despierta asombro hasta en el más escéptico.

Ni que decir de los pequeños, para quienes los dueños de casa tienen preparadas actividades sumamente excitantes al reguardo del ojo cuidador de sus padres. “Nosotros nos encargamos de llevarlos a recorrer el área de granja” mientras los adultos se relajan en los espacios “rústicamente” ambientados para ello.

 

Llamado a la imaginación. Surcando las más de quinientas hectáreas de la finca, en paralelo al casco principal, Los Chorrillos deja estela a su andar. Atraviesa quebradas, cerros, fisuras y mogotes que entreabren a cada paso la puerta para un nuevo escenario visual, a propósito de colmar ollas profundas cuando viene acaudalado o, contrariamente, desnudar riberas pedregosas cual invitación al descanso.

Hacedor de mil y una cascadas de aguas yodadas, es decir, con propiedades terapéuticas y grandes beneficios para la piel, el río, finalmente, se inmiscuye en un túnel abierto y despliega su potencial al verterse en un abrupto salto de erosiones propias de un juego de imaginación.

Llamado “Trompa de elefante”, el balneario es un reducto de virginidad que poco a poco va adquiriendo popularidad aunque justamente, para evitar que pierda la condición de prístino, la familia que construyó el camino de acceso, decidió tomar precauciones y controla el impacto ambiental con una entrada restringida: sólo se permite el ingreso a grupos pequeños. Además, no se puede hacer fuego en ningún espacio, la basura debe recolectarse para evitar la contaminación y no hay puestos de alimentos ni bebidas –sí se puede optar por tomar algo en la estancia al final de la visita.

“Nada mejor que volver para el encierre y quedarse a la fogata” sugiere Pamela, a sabiendas que la aventura nunca se termina.

 

A tener en cuenta

-Ideal para disfrutar en familia, la Estancia Tres Estrellas varía sus propuestas por temporada. Se aconseja siempre llamar antes de ir al 15575772.

-Cuenta con entrada diferenciada para el balneario y la granja, también se puede optar por un combo que incluye menú campestre.

-El casco principal dispone de asadores, espacios para picnic, sanitarios y proveeduría.

-Llevar ropa cómoda y abrigo para el atardecer.

 

Cómo llegar. A 15 km de Villa Carlos Paz, se accede por camino de ripio desde Cabalango. Aproximadamente 8km en dirección a Cuesta Blanca. Hay cartelería.

Compartir

Últimas Noticias